miércoles

Hola Damas y Caballeros.
Supongo que todos os disteis cuenta, pero por si acaso, ¡estoy haciendo un blog!. Antes, cuando yo era de letras, me enseñaron a poner siempre introducción, por aquello de no hacer el feo. Y yo me preguntaba "¿Pero qué coño quieren que introduzca?" Luego fui viendo que introducir coños es muy difícil y el propio léxico me dio la idea: al cambiar coño por carajo por fin todo encajaba.

Al final me di a las ciencias, al darme cuenta de que un mal texto literario habría sido un excelente trabajo de sexología.

Bueno (os asciendo a la categoría de amig@s), amig@s.

Al caso, que bienvenid@s y que gracias por leer esta sarta de paridas, prometo poner cosas más sobrias de vez en cuando (Cuidao que ya amenazo con razonar).

1 comentario:

esther220 dijo...

Buena suerte!!!

las introducciones siempre son difíciles jejejeje